Supuesto asesino boricua de madre dominicana enfrenta cadena perpetua en Nueva York | Print |  E-mail
EE. UU.
Written by Despertar Dominicano   
Viernes, 02 de Marzo 2012 11:49

Joseph-Pabon-y-la-asesinada-Eridania-Rodríguez NUEVA YORK, EEUU.- El juicio contra el sospechoso de asesinar a la madre dominicana Eridania Rodríguez, quien fue estrangulada y su cadáver escondido en el conducto de un aire acondicionado, comenzó ayer jueves en la Corte Suprema de Manhattan.

El boricua Joseph Pabón (26 años) fue acusado de matar a la dominicana el 9 de julio del 2009. De ser hallado culpable enfrenta cadena perpetua.

Ella trabajaba para una compañía de limpieza en un edificio de la calle Rector en el Bajo Manhattan, donde el puertorriqueño era ascensorista.  Familiares de la víctima, se presentaron en el tribunal para escuchar la apertura de argumentos de la fiscalía.

Según el expediente, el boricua golpeó, amordazó y asfixió a Rodríguez para luego de matarla, esconder el cadáver en el conducto del aire acondicionado central del inmueble.

Katherine Brito, sobrina de la occisa y una de las que acudió a la corte, dijo que la familia todavía no ha podido recuperarse del trauma por la horrible muerte que Pabón propinó a su tía. “Sólo esperamos que se haga justicia”, dijo.

El padre del acusado, Neftalí Pabón señaló que crió a su hijo, “pero no lo crié para que fuera un criminal y miren lo que ha pasado, pero Dios es grande…”

El cuerpo de la dominicana fue hallado a los cuatro días después del asesinato y luego que parientes de la víctima reportaran su desaparición a la policía. Docenas de uniformados y detectives, usando perros amaestrados hicieron una intensa búsqueda en distintos sectores de la ciudad, incluyendo vertederos de Filadelfia.

“Fue un crimen brutal, mi tía era una persona buena que se dedicaba sólo a trabajar y no le hacía daño a nadie. Nunca nos imaginamos que algo así le iba a pasar a ella”, añadió la sobrina.

Los fiscales dicen que en las uñas de Pabón, los investigadores hallaron partículas de la piel de la dominicana, lo que es un indicio de que trató de defenderse y lo arañó. Pabón se ha declarado no culpable.

Está siendo juzgado por homicidio y secuestro y de ser hallado responsable por el crimen, encara cadena perpetua.

La madre dominicana de 46 años de edad, con tres hijos y casada, pudo haber sobrevivido, si la búsqueda de la policía de Nueva York hubiera sido más rápida, revelaba en su momento el tabloide NY Daily News. La dominicana, que desapareció martes y su cuerpo fue encontrado el sábado en la mañana.

El asesino cubrió por completo la cabeza y la boca de la víctima con cintas pegantes de color negro y amarillo y la forzó a meterse en un espacio de 3 ½ pies por 2 ½ de ancho, donde no cabía, quedando prácticamente de rodillas y con la cabeza apretujada. La medida es la del conducto del aire acondicionado situado entre los pisos 12 y 13 del edificio 2 de la calle Rector, donde ella, por años trabajó como empleada de una compañía de limpieza.

La policía, se despistó en los primeros días de la búsqueda, ya que sus investigadores elaboraron la tesis de que como la occisa no aparecía registrada saliendo del edificio en la cámara de seguridad, pudo haber sido “descuartizada” por su matador y sus restos embasados en bolsas plásticas de basura. Los desperdicios de ese inmueble se depositan en un vertedero situado en Pensilvania.

Eso, llevó a los sabuesos policiales a concentrarse por dos días en el referido basurero con la creencia de que encontrarían los restos del cadáver de Eridania. Mientras ello ocurría, el cuerpo sin vida de la dominicana se descomponía a consecuencia del tiempo que ya llevaba muerta.

Generis Figueroa de 26 años de edad e hija de la señora Rodríguez reportó la desaparición de su madre desde el martes después de la medianoche Transcurrieron cinco días y fue el sábado que utilizando a unos 100 agentes y perros amaestrados, la policía hizo el macabro hallazgo.

Una versión indicaba que probablemente, un crucifijo de oro que el cadáver tenía metido en la boca, pudo contribuir a la asfixia pero también presentaba un golpe en la cabeza.

Pabón amarró la cabeza de la víctima y le tapó la boca con cinta adhesiva (tape), El diagnóstico de la Oficina Forense fue que ella murió de asfixia debido a la obstrucción de las vías respiratorias por las cintas que se aplicaron a su boca y la cabeza.

El asesino la llevó a ese lugar con la esperanza de que el cadáver nunca fuera encontrado. El conducto de aire acondicionado iba a ser cerrado y sellado con cemento por completo después que se terminara una remodelación en el piso 12, lo que llevó a pensar al victimario que podría “desaparecer” por siempre el cuerpo y no dejar ninguna evidencia.

“Todo lo hizo deliberadamente”, sostienen los investigadores. La sangre del cadáver de la dominicana se filtraba a través de una pequeña abertura, lo que posibilitó que los perros especializados, localizaran el cuerpo en la escena donde ella fue ultimada.

Los forenses calificaron oficialmente el hecho como un homicidio. Residía en el 109 de la avenida Elwood, apartamento 2 H en el Alto Manhattan, fue sepultada en su natal San Francisco de Macorís.

Fuente: Nuevo Diario

blog comments powered by Disqus